Servicios
Cirugía Refractiva con Lente

Precios

Consultas Mapa del Sitio Presentación

¿Qué es la cirugía refractiva?

Se denomina cirugía refractiva a los procedimientos quirúrgicos destinados a corregir los defectos refractivos, como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Los ojos afectados por estos defectos son a menudo ojos sanos, pero su forma impide que la imagen captada llegue correctamente a la retina.
Actualmente se utilizan distintas técnicas en cirugía refractiva, entre las que destacan el LASIK, la PRK y la lente ICL. La técnica ICL puede utilizarse como complemento a las otras técnicas. Mediante una minuciosas pruebas se decide cual de los procedimientos es el más adecuado para la corrección de cada defecto visual.
Tanto en el LASIK como en la PRK se utiliza el LASER para cambiar la curvatura corneal y así modificar el enfoque del ojo. En la implantación de la lente ICL, la anatomía del ojo no se altera.
La cirugía ocular correctiva con ICL proporciona resultados predecibles, una corrección de la vista excelente, presenta poco riesgo de complicaciones y baja frecuencia de aberraciones de alto orden. Destaca sobre todo, porque mejora la visión de pacientes no aptos para LASIK ó PRK.

¿Qué es la ICL?

La ICL (Intraocular Contact Lens) es una pequeña lente plegable de colámero, un material hidrofílico, con alto nivel de transparencia, flexibilidad y elasticidad. Este colámero está creado de tal forma que sus atributos son similares a los de las lentes naturales (cristalino), proporcionando un funcionamiento óptico excelente y una biocompatibilidad óptima.
La implantación de la lente ICL se realiza mediante cirugía ambulatoria, durando entre 15 y 30 minutos por ojo. Pudiendo abandonar la clínica al cabo de un tiempo corto y volver a sus actividades cotidianas casi con total normalidad.
La ICL está diseñada para ser implantada entre el cristalino y en iris, mediante una pequeña incisión de 3,0 ó 3,2 mm de amplitud, realizada en córnea clara no requiriendo sutura para su cierre.
La cirugía se realiza mediante anestesia tópica (gotas).
Después de la intervención el paciente deberá aplicar en los ojos unas gotas para prevenir infecciones e inflamaciones. Siendo necesario realizar diferentes controles postoperatorios para su control.
El mismo día de la implantación el paciente experimenta la mejoría de su visión y en pocos días se recupera totalmente.

Ventajas de la ICL

La ICL es blanda y pequeña-Puede ser plegada e inyectada dentro del ojo sin dolor en tan solo unos segundos a través de una pequeña incisión en córnea clara.
La ICL es invisible-Ni se ve ni se siente, por su posicionamiento en el interior del ojo, sólo se disfruta de la nueva calidad de visión.
La técnica ICL es reversible-La lente está pensada para permanecer indefinidamente en el ojo, pero si fuera necesario, se puede retirar sin dañar las estructuras del ojo.
La ICL corrige mayor rango de defectos refractivos-Si se necesita una corrección muy alta por encima del los límites del LASER, la ICL es la elección, así como en pacientes con córneas finas, ojo seco o pupilas grandes.
Alta satisfacción del paciente-Es un proceso preciso y predecible, proporcionando una alta calidad de visión.

Otras ventajas:

-La lente ICL absorbe los rayos UV.
-La lente ICL está colocada lejos del endotelio corneal.
-La córnea permanece intacta.
-La lente ICL no requiere ningún mantenimiento.

¿Quién puede operarse?

La lente ICL puede corregir la mayoría de los defectos refractivos, incluso aquellos en los que los láseres convencionales no están indicados, como por ejemplo la media y alta miopía, córnea fina y ojo seco.
-Pacientes entre 21 y 45 años.
-Corrige la miopía y la hipermetropía
-Es necesario tener una profundidad adecuada en la cámara anterior del ojo.
-Sin cambios en la graduación de la vista de más de 0,5 dioptrías por año.
-No estar embarazada.
-No tener alergia a los medicamentos utilizados durante la cirugía refractiva u otras contraindicaciones.

VOLVER ARRIBA

Clínicas Oftalmológicas Jena- E-Mail: info@clinicasjena.com
Oviedo: Toreno 2, bajo. (33004) - Tel.: 985 24 30 00 / Gijón: Agua 2, Entlo. (33206) - Tel.: 985 35 31 00