Servicios
Cirugía Refractiva con Láser

Precios

Consultas Mapa del Sitio Presentación

VOLVER A CIRUGÍA REFRACTIVA CON LÁSER

Cirugía para corregir la miopía

El tipo de cirugía depende de la magnitud de la miopía, existiendo diferentes técnicas. En la actualidad la mayoría de los casos pueden corregirse mediante Keratomileusis In Situ Asistida por Láser (LASIK) y Keratectomia Photorefractiva (PRK); en determinados pacientes que no reúnan las condiciones adecuadas para la realización de las técnicas anteriores se implanta una lente intraocular (ICL ó LCP).

LASIK: (Keratomileusis In Situ Asistida por Laser) Es la técnica más moderna y más segura para la corrección de miopías inferiores a 10 dioptrías. Consiste en la realización de un corte con un microqueratomo para posteriormente hacer actuar el láser en el ojo.
La técnica que se realiza en nuestros centros utiliza el LASER CARL ZEISS MEDICTEC MEL 70 G-SCAN, láser de última generación de punto flotante; utilizamos también el MICROQUERATOMO MORIA M2 de última tecnología.

¿En qué consiste? Se ponen unas gotas de anestésico en los ojos; el paciente pasa a la sala del láser donde estará tumbado, se le aplica otra gota de anestésico, se le pone un blefarostato (pinza para mantener el ojo abierto sin que el paciente tenga que preocuparse de tenerlo abierto y así poder relajarse mejor) luego se limpia el ojo y se pone el anillo de succión del microqueratomo, se produce la succión que hace que el paciente deje de ver por ese ojo durante unos segundos; luego se aplica el microrqueratomo que en su recorrido lo que hace es cortar una lámina muy fina de las capas superficiales de la córnea que es el flap corneal; posteriormente este flap se voltea hacia un lado para dejar expuesto el estroma corneal que es donde actúa el láser. El láser lo que hace en si es tallar la cornea para permitir corregir el defecto refractivo. Es muy importante que el paciente no mueva la cabeza ni los ojos durante el tiempo de actuación del láser, aunque durante este tiempo está activado el sistema de seguimiento del ojo (Eye Tracking), que permite que ante pequeños movimientos del ojo el láser siga funcionando sin perder el punto donde tiene que actuar. Una vez que sale de la zona láser el paciente pasa a una zona de relajación donde espera 30 minutos para ser revisados sus ojos y poder marchar a su domicilio sin gafas graduadas, sólo de sol.

¿Quién se puede operar con LASIK? Prácticamente la mayoría de los miopes pueden operarse con esta técnica. La limitación está determinada por el número de dioptrías, el grosor o alteraciones de la córnea.
Algunas enfermedades generales y oculares pueden contraindicar la intervención.
En manos experimentadas es un método muy seguro aunque los pacientes deben cumplir ciertos requisitos:

- Miopía menor de 10 dioptrías y estable por lo menos durante un
año.
- Ausencia de queratocono, glaucoma u otras enfermedades oculares
- Espesor corneal adecuado.

Como cualquier otra cirugía el LASIK también tiene riesgos. En algunos casos puede surgir una complicación, aunque en la mayoría de estos casos existe una solución al problema. Las complicaciones severas son muy infrecuentes.

¿Qué hacer antes de la cirugía? Hay que realizar un examen completo de los ojos. Es de vital importancia la realización de una paquimetría y una topografía computerizada, estos dos exámenes junto con una consulta global ocular son los que nos van a decir en qué estado se encuentran los ojos y si pueden ser intervenidos o no.

¿Qué hacer después de la cirugía? Lo principal es no tocar el ojo el primer día ni frotárselo en los 15 primeros días. Es normal tener alguna molestia. Debe realizarse el tratamiento indicado. Los primeros días se ve borroso pero se va aclarando paulatinamente la visión.

¿Qué resultados tiene? El resultado depende de la visión que tuviera antes con gafas o lentes de contacto, es decir, el paciente verá igual que antes de operarse pero SIN GAFAS NI LENTES DE CONTACTO.

¿Hay que reoperar? Al ser la córnea un tejido vivo los resultados del tallado con el láser no son tan exactos como si fuese un plástico. En algunas ocasiones puede haber una corrección parcial o una corrección excesiva; en algunas ocasiones se puede producir una regresión (aparición otra vez de la miopía); en estos casos es preciso hacer una reintervención para practicar una corrección definitiva.

VOLVER ARRIBA

Visión pre y post-operatoria de la miopía.
Pulse en la imagen para ver el láser en funcionamiento.
Clínicas Oftalmológicas Jena- E-Mail: info@clinicasjena.com
Oviedo: Toreno 2, bajo. (33004) - Tel.: 985 24 30 00 / Gijón: Agua 2, Entlo. (33206) - Tel.: 985 35 31 00